martes, 1 de noviembre de 2011

Astronomía, reyes legendarios y sangre limpia en Harry Potter

Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro.
Ezra Pound

Se tiende a desligar con demasiada frecuencia la literatura popular de la Literatura (en mayúsculas y pronunciado por un catedrático con gesto serio) pero se olvida que muchas de las obras que hoy consideramos grandes clásicos literarios fueron en su inicio no sólo literatura popular, sino incluso folletinesca y considerada menor (casi todas las del siglo XIX por ejemplo, incluyendo una de mis preferidas, Fortunata y Jacinta).

El criterio de la forma tampoco parece muy acertado: no todo en Literatura es Shakespeare o Lope de Vega, algunas obras son capaces de descubrir aspectos desconocidos o hacer reflexionar sobre los ya conocidos con aparente sencillez expresiva, como el haiku japonés.

La etiqueta "literatura infantil" como salvoconducto para excluir una obra de la gran Literatura (en mayúsculas) tampoco parece un buen criterio, sobre todo teniendo en cuenta que la Literatura escrita fue previamente literatura popular oral, como los cuentos y éstos nacieron en muchas ocasiones como entretenimiento para los más pequeños de la casa (Alicia en el país de las maravillas es un buen ejemplo).

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Como estudiante de Literatura, me gusta mantener un criterio abierto y me niego a excluir una obra de lo que considero Literatura por mantener una aparente sencillez en su forma escrita, ser disfrutada por un gran número de lectores o ser etiquetada como literatura infantil.
Mucho menos cuando escribo un blog titulado Laberintos literarios y esta "pequeña" obra literaria abre tantos, que sería un enorme desperdicio no hablar de ella. Me refiero, por supuesto a Harry Potter, la saga de siete libros escrita por J.K. Rowling.





Algo a lo que en el mundo mágico se otorga mucha importancia ya desde el segundo libro de la saga es la limpieza de sangre. La procedencia de un mago o bruja de una familia exenta de muggles, cuyos miembros sean magos y brujas y con varios siglos de antigüedad es algo muy valorado entre algunos miembros de la sociedad mágica (como el hecho de ser cristiano viejo o alemán sin descendientes extranjeros en ciertos períodos de la historia española o alemana, esta circunstancia marcaba la vida de una persona).

Hay pocas familias de sangre limpia con siglos de antigüedad. El mundo mágico conoce el apellido de las que lo son. Al lector se le dan también las pautas para que reconozca a la mayoría pero a lo largo de toda la historia, sólo hay dos árboles genealógicos que se detallen, bien sea porque conozcamos a todos sus componentes, bien porque aparece el propio árbol como muestra del orgullo de sangre familiar.
Se trata del árbol familiar de los Weasley y de los Black.
En estas familias hay siempre una pauta, un aspecto en común a partir del cual se ponen los nombres de los nuevos miembros de la familia.




La noble y antigua casa de los Black es una de las familias de sangre limpia con más siglos de antigüedad del mundo mágico. Se los reconoce por ser personas frecuentemente oscuras (de ahí su apellido, "black", negro en inglés), relacionadas con las artes oscuras y con el Lord tenebroso y la mayoría de los nombre de los integrantes de la familia son nombres de estrellas, galaxias o constelaciones.
Su apellido también hace referencia a la oscuridad del cielo cuando son visibles las estrellas.

En el caso de los personajes más influyentes en la historia que se narra en los siete libros de la saga, hay referencias entre los hechos que le suceden al personaje o sus características y la posición de la estrella en el cielo con respescto a otras o incluso el personaje mitológico en honor al cual se nombró.

Sirius Black, el personaje más influyente es uno de ellos: la estrella Sirius es la más brillante que se puede ver desde la tierra y pertenece a la constelación "Canis maior", por lo que coloquialmente se la llama "Estrella perro". En la astronomía china se la conoce como "estrella del lobo celestial". La forma animal del perosnaje de Sirius en la saga es un perro, forma que adoptó precisamente para poder acompañar a sus amigo Lupin, licántropo en las noches de luna llena.
La constelación de "Canis maior" a la que pertenece la estrella Siruius, apoya, junto a la contelación "Canis minor" (que puede relacionarse con el hermano menor de Sirius) a la contelación de Orión. A ambas "Canis" se las considera los perros de presa de la constelación de Orión. En la saga, Orión es el padre de Siruis, del que recibe además su segundo nombre por ser el primogénito.


El nombre de la estrella de Regulus (la más brillante de la constelación de Leo) significa "pequeño rey". Sin embargo debido a la constelación a la que pertenece, en árabe se la conoce como "el corazón del león". Se relaciona con el personaje de Regulus, hermano menor de Sirus, el pequeño rey o mimado de la casa tenía sin embargo un corazón de león (fue el primero que intentó destruir los horrocruxes y que se apoderó del relicario de Slytherin) que ni siquiera su hermano pudo descubrir antes de ser asesinado por Bellatrix.

Bellatrix también es una estrella, la tercera más brillante de la constelación de Orión (en la saga no es la hija de Orión, sino su sobrina) es la estrella amazona y significa la guerrera. Para los antiguos presagiaba fortuna y honores marciales. Creo que "la guerrera" es un nombre muy adecuado para la mortífaga más fiel de Lord Voldemort.

Archivo:Idylls of the King 1.jpg
El mago Merín asesora al rey Arturo en su gobierno del reino de Camelot



Hay muchísimas referencias al ciclo artúrico en la familia Weasley: el padre Arthur mantiene frecuentes pugnas con el mortífago Lucius Malfoy. Según cuenta la leyenda, hay dos versiones de la muerte del rey Arturo, pero ambas tienen algo en común: el venerado rey mantenía constantes luchas con el emperador romano Lucius.

El segundo de los hijos de la familia, Charlie Weasley trabaja en Rumanía con dragones y se entiende especialmente bien con ellos. Alguno de los miembros de la familia tenía que tener relación con los dragones, pues el nombre completo del rey Arturo era Arthur Pendragon: "Cabeza o jefe de los dragones", un dragón es lo que aparece también en su escudo de armas, por lo que el rey tenía una afinidad especial con este fabuloso animal.

Percy, diminutivo de Perceval, es en la leyenda artúrica el caballero del lago, el primero de los caballeros de la mesa redonda que ve el cáliz posteriormente identificado como el Santo Grial (El cuento del Grial, Chrétien de Troyes, el autor dejó la historia incompleta, que fue continuada posteriormente por otros escritores admiradores del autor o de la llamada "materia de Bretaña, a la que pertenecen las leyendas que nos hablan del rey Arturo y sus caballeros).

Perceval es un caballero de origen humilde que vive en el campo, fuera de los muros de la ciudad  y que un día abandona a su madre presa de una enorme pena y se marcha con dos caballeros que pasan cerca de sus casa para conseguir su sueño de ser nombrado caballero.
El abandono de una casa humilde y la pena de Molly también serían equivalentes en la saga de la escritora inglesa, cuando Percy se pone al servicio del ministro de magia y éste mantiene una política muy distinta a la contemplada por la Orden del Fénix.

Se han relacionado los gemelos Fred y George con los gemelos Balín y Balán, dos hermanos gemelos reyes de distintos reinos y Molly Weasley con la hermanastra del mago Merlín Morgana Le Fay, que en una de las primeras versiones de la leyenda artúrica no era pariente del rey, sino su amante, discípula de Merlín y habitante de la isla mágica de Avalón junto con el rey Arturo y sus siete hermanas.


Archivo:Morganlfay.jpg


Sin embargo hay algunas contradicciones para esta conexión entre ambos personajes, pues la Morgana del ciclo artúrico es una conocida enemiga de la reina Ginebra, esposa del rey y un personaje opuesto a ella en todos los aspectos. Además, la propia Morgana Le Fay existió en el mundo de Harry Potter y es una bruja muy conocida, como lo demuestra su cromo en las ranas de chocolate.

Ron, diminutivo de Ronald y diminutivo por el que se conoce al varón más joven de la familia, era el nombre de la fiel lanza del rey Arturo.
La única hija y la menor de los Weasley, Ginny, recibe el nombre de la esposa del rey Arturo, la propia autora confirmó que su nombre es un diminutivo de Ginebra. La reina ha sido retratada a lo largo de la mayoría del ciclo artúrico como una dama noble y virtuosa que cae en la infidelidad (amor cortés) con Lancelot, el caballero de la mesa redonda y mejor amigo del rey Arturo provocando con ello la caída del reino de Camelot.
Por supuesto, he comparado la leyenda artúrica sólo con la familia Weasley, son innegables las similitudes entre Dumbledore (que oculta a Harry y es su mentor) con Merlín (que oculta al rey Arturo y se convierte en su mentor).

Además de relacionarse con los personajes, en una de sus aventuras el rey Arturo y sus caballeros se ocultan en una madriguera gigante (como bien recordarán los asiduos a las películas de los Monty Python) que es precisamente como se llama la casa de los Weasley "la madriguera".

La influencia del ciclo artúrico recorre toda la saga Harry Potter en forma de referencias semiocultas, sirve de base y de fuente de la que beben muchas de las historias narradas en la saga de novelas. El ciclo artúrico podría ser a Harry Potter lo que El anillo de los nibelungos a El señor de los anillos, pero esa es otra historia y merece ser contada en otra ocasión.
 
FaceTweet it!

2 comentarios :

  1. Estimada Ana,
    Estoy totalmente de acuerdo que literatura es toda, y la que normalmente te engancha es la gran literatura. Independientemente de su origen. Te puedo decir que cuando era casi un niño cayó en mis manos un libro titulado “La ciudad y los perros” y lo comencé a leer porque no podía bajar a la calle a jugar con los amigos. En día y medio lo terminé, fue el primer libro que no me permitió dormir. Con el tiempo ese libro se ha convertido en gran Literatura y la gente lo lee por obligación, y no por diversión, que es para lo que fue escrito.
    Una experiencia contraria fue la del paisano de Newey, lo leí en el instituto por obligación y traducido al castellano. Me pareció soporífero y carente de esa fama que tiene. Con los años, y forzado por mi hija, comencé a volver a re-leerlo, pero esta vez en la versión inglesa y, con su ayuda, me he dado cuenta de la grandeza de la obra del inglés.
    Sigo, después de mucho tiempo, sin saber lo que es Literatura; como mucho, puedo hablar de libros que me complacen y otros que me aburren soberanamente, y la mayúscula se la dejo a los profesionales.
    Saludos y nos leemos

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Primo:

    Me ha gustado mucho una de tus frases: "fue el primer libro que no me permitió dormir". Estoy de acuerdo contigo en eso: un buen libro debería ser el que hace que te olvides del mundo, pero la mayoría de eruditos buscan que ese libro tenga algo más: una verdad sobre el mundo, algo que nadie les había descubierto antes. Algo que ni siquiera ellos mismos saben bien lo que es.

    No creo que Literatura sea todo, pero sí que esa etiqueta abarca bastante más de lo que los cánones suelen reflejar. Ya he dicho que a mí como estudiante me gusta mantener un criterio abierto, aunque yo tampoco sé qué es Literatura (¡Estoy estudiando algo que no sería capaz de definir! seguro que desde un criterio cintífico resulta curioso).

    Muchas gracias por tu comentario Primo, me resulta extraño hablar contigo de Literatura pero espero que te pases por aquí a menudo.

    Saludos :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...